14 de julio de 2010

Medidas cautelares

Por si quedaba alguna duda, el Tribunal Constitucional ha hablado: No aprecia la necesidad de aplicar medidas cautelares ante la ley del aborto, como había solicitado el Partido Popular. Hoy mismo ha resuelto que no ha lugar a la aplicación de dichas medidas cautelares. Que ya, cuando resuelva, se verá si la ley del aborto es o no constitucional.

Nuestra Constitución establece, en su artículo 24, lo siguiente: "Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión". Es este artículo el que da soporte jurídico a la existencia de las medidas cautelares. Estas existen con el fin de asegurar que cierto derecho podrá ser hecho efectivo en el caso de un litigio en el que se reconozca la existencia y legitimidad de tal derecho. Las medidas cautelares no implican una sentencia respecto de la existencia de un derecho, pero sí la adopción de medidas judiciales tendentes a hacer efectivo el derecho que eventualmente sea reconocido. Si finalmente el TC logra llegar a una conclusión acerca de la constitucionalidad de esta nefasta ley, y la conclusión es que no es constitucional, los derechos de los niños abortados no podrán ser jamás revertidos. Pero eso parece que no importa. A pesar de que en la famosa sentencia 53/1985 el propio tribunal declaró que "la vida humana es un devenir, un proceso que comienza con la gestación, en el curso de la cual una realidad biológica va tomando corpórea y sensitivamente configuración humana, y que termina en la muerte." No solo eso, sino que más adelante afirmó que "si la Constitución protege la vida con la relevancia a que antes se ha hecho mención, no puede desprotegerla en aquella etapa de su proceso que no sólo es condición para la vida independiente del claustro materno, sino que es también un momento del desarrollo de la vida misma; por lo que ha de concluirse que la vida del nasciturus, en cuanto éste encarna un valor fundamental -la vida humana- garantizado en el art. 15 de la Constitución, constituye un bien jurídico cuya protección encuentra en dicho precepto fundamento constitucional."


Pues bien, donde dije digo, digo Diego. Ahora resulta que el nasciturus no tiene derecho a medidas cautelares en España. A pesar de que según nuestro Código Civil, en su artículo 29 afirma que "el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables", el Tribunal Constitucional no considera que el derecho a poder nacer sea un efecto que le sea favorable al concebido, y por tanto no estima necesario la adopción de medidas cautelares para proteger dicho derecho. Con esta declaración, ahora ya el Tribunal puede tomarse tranquilamente el tiempo que necesite para dictar sentencia respecto a la ley 2/2010 que consagra el derecho de la mujer a abortar siempre que su hijo tenga menos de 14 semanas (en realidad, 16, porque se asume que se empieza a contar a partir del momento de la implantación en el útero). ¿Se puede hacer una cabriola mayor? A ver si al menos logran llegar a una conclusión antes que con lo del estatuto de Cataluña...

Share

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo pienso que en España no hay división de poderes.Pueden ser muchos los jueces honestos pero el sistema,falla.Y el más alto tribunal no escapa a esta lacra,su independencia está en entredicho.Asi pués no es extraño que no adopte medidas cautelares en lo de la ley del aborto !celebrada como un exito sin precedentes por el poder ejecutivo!.

Longinos dijo...

Exactamente: el problema es que la verdad cada vez vale menos. Y eso lo desmonta todo.

La mejor estructura sociopolitica se convierte en basura si en cada puesto no hay personas que buscan y respetan la verdad. Los sistemas democráticos garantistas, por muchos controles que tengan, no sirven para nada cuando la demagogia campa a sus anchas. Todo es una torre de Babel que se viene abajo si no hay virtud en las personas.

Ya no podemos echarle la culpa a las estructuras, las estructuras están bien. El TC está muy bien. ¿Que se pueden elegir mejor sus miembros? Puede ser, se puede mejorar la estructura. ¿Cambiaría eso las cosas? No lo creo. Las estructuras que tenemos en España son buenas, somos las personas las que fallamos, por acción y omisión. Es eso lo que hay que cambiar.

Nuestra sociedad ha perdido a Cristo, y por eso se hunde.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...