27 de septiembre de 2011

Eugenesia en el diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

La técnica nos va permitiendo cada vez introducirnos más en los mecanismos que originan la vida. Incluida la humana. Conocer dichos mecanismos es muy bueno, porque permite corregir deficiencias y evitar enfermedades. Ya conocemos algunos defectos en los genes que son causantes de ciertas enfermedades. Por ejemplo, el error que provoca que en vez de dos cromosomas 21 (uno procedente del padre y otro de la madre) se produzcan tres. La trisomía de este gen tiene un nombre: Síndrome de Down. La mayoría de los países occidentales permiten realizar una selección genética previa a la implantación de los embriones para impedir que aquellos afectados por este defecto lleguen nacer. Hoy tan solo Austria, Irlanda y Suiza no permiten estas pruebas (diagnóstico genético preimplantatorio, o DGP). Alemania, hasta hace poco dentro del grupo de la excepción, acaba de autorizarlo en su legislación. Esta técnica resulta muy útil en los casos de niños producidos artificialmente en un laboratorio, producto de la fecundación artificial de los gametos de sus progenitores, para seleccionar de entre los embriones producidos a aquellos que estén libres de una enfermedad genética que tengan los padres. Truncar el nacimiento de niños que heredan los trastornos genéticos de sus padres no suena tan bien como decir que lo que se logra es que nazcan niños sin la herencia negativa del trastorno genético de sus padres. Ante una ventaja tan evidente, ¿quién puede oponerse? ¿Por qué hay todavía unos pocos países que no lo permiten?
En realidad, el problema es que la Ciencia permite la selección genética, lo cual puede ser, en teoría, positivo, dependiendo de lo que decidamos seleccionar. Si hablamos de una patología motivada por un error genético, pocas personas objetarán a realizar una selección para evitarla. Pero ¿y si la selección es de otros factores? Por ejemplo, ya estamos seleccionando y discriminando a niños que portan genes que predisponen a padecer cáncer de mama. Desestimar a un embrión porque puede llegar a desarrollar cáncer es tan injusto como declarar una guerra preventiva. Se le juzga al individuo por adelantado, por un crimen que no ha cometido (y que quizás nunca cometa). En estos casos no es válida la tan cacareada presunción de inocencia.
Es verdad que hoy solo se permite la selección para descartar enfermedades, y que dicha selección debe autorizarse por un comité. La ley que regula las técnicas de reproducción humana asistida (la ley 14/2006) establece en su artículo 12 que sólo se permite el DGP “para la detección de enfermedades hereditarias graves, de aparición precoz y no susceptibles de tratamiento curativo postnatal con arreglo a los conocimientos científicos actuales” (al objeto de descartar a los embriones afectados y no implantarlos). En cualquier caso, debe informarse del caso a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida. La ley insiste en que sólo es posible el DGP para “tratar una enfermedad o impedir su transmisión, con garantías razonables y contrastadas”.
Sin embargo, según vayamos conociendo más, podremos predecir ciertas características físicas y mentales en función del ADN del embrión. ¿Qué puede impedir a una pareja elegir entre un hijo con una inteligencia superior a la media y otro con una inteligencia normal? ¿Por qué se les va a impedir escoger al hijo más inteligente? ¿Y si se puede predecir la altura en función de los genes, no podrán escoger un hijo que vaya a ser más alto, frente a otro de tamaño más normal? Nótese que no estamos hablando de diseñar los genes (todavía). Tan solo de elegir, entre los embriones que tenemos disponibles, aquellos que consideramos mejores. El problema, ya se ve, es que da miedo pensar que lo que antes elegía la Naturaleza lo empecemos a seleccionar nosotros. Porque ¿quién puede garantizar que es mejor tener un hijo con una inteligencia excepcional que uno con una inteligencia normal? Claro que esto aplica solo a los embriones seleccionados porque fueron creados en laboratorio. Pero para los embarazos “naturales” contamos con el diagnóstico genético prenatal: Hoy también somos capaces de analizar el ADN del feto para valorar su dotación genética. Y ante una anomalía cromosómica es legal destruir el feto provocando un aborto a la madre. Claro que es un método un poco más incómodo, pero la selección sigue siendo posible.
En EEUU ya se hicieron experimentos a principios del siglo pasado tendentes a mejorar la raza. Claro que mucho más primitivos, ya que se limitaban a esterilizar a los individuos considerados no deseables para impedir que procrearan (forzando así la “selección natural de las especies”). No obstante, hoy entendemos cómo con un interés positivo, la mejora de la Humanidad, se atacaba directamente a la dignidad de las personas y a sus derechos humanos al decidir desde unos criterios de la época, quién merecía perpetuar sus genes, y por tanto, tener hijos, y quién no. Hoy no serían comúnmente aceptadas. Llevando estos principios al extremo, la Alemania nazi justificó con estos mismos argumentos la mayora barbarie genocida que ha conocido la Historia, tratando de eliminar de la faz de la tierra una raza considerada inferior. Cuando tan solo ha pasado poco más de medio siglo desde aquellos horrores, parece que volvemos a tener los mismos deseos eugenésicos que nos llevan a tomar decisiones sobre qué seres humanos tienen derecho a vivir y quiénes no. La diferencia es que las técnicas hoy son mucho más precisas y se aplican sin sonrojo de la inmensa mayoría de la población. Al contrario, gozan de la aprobación mayoritaria. La verdad, asusta mucho pensar la sociedad que podemos llegar a fabricar, basada en nuestros estándares actuales de perfección. Y seguimos empeñados en suplantar a la Naturaleza, realizando nosotros la selección humana.
Share

2 comentarios:

Tannhäuser dijo...

D. Agustín:

Discrepo solo en lo referente a que fuese la Alemania nazi quien realizó "la mayor barbarie genocida que ha conocido la historia".

En mi opinión, esa triste plusmarca corresponde, por méritos propios, a la sociedad actual, creada precisamente por las ideas vencedoras de aquella guerra, solo que en el caso de los hedonistas de la actual Babel, no tienen la defensa posible de los proeugeticos tanto nazis alemanes como norteamericanos de principios del siglo XX, aquellos, unos y otros, podrían alegar el atenuante de ignorancia que en cambio los que hoy diseñan la sociedad y sus dogmas sociopolíticos, no pueden alegar.

Asímismo, el exterminio planificado de seres humanos conforme a criterios neomalthusianos de "ingeniería social", verdaderamente calificables de satánicos, otorga a la sociedad actual el récord indiscutible del genocidio, también en cuanto a las cifras.

Y lo peor es la fría aceptación del horror por parte de gente que dice respetar los derechos humanos; como muestra un botón: Henry Kissinger declaró que "había que eliminar 5000 millones de cerebros y estómagos inútiles, en el mundo" y a un monstruo capaz de decir eso, se le concede el Nobel de la paz.

Después de ésto, no debe extrañarnos que debidamente bombardeada por la propaganda, la desnaturalizada sociedad actual vea el aborto como un "derecho de la mujer" y no como lo que es, la mayor de las monstruosidades y la gente vea los experimentos de los científicos jugando a ser dioses como "progreso".

maria dijo...

BRUSELAS.- El Tribunal de Justicia de la UE dictaminó hoy que no es posible patentar aquellos procedimientos científicos destinados a obtener células madre que impliquen la destrucción del embrión humano, incluso si éste se encuentra en fases tempranas de su desarrollo.

La corte de Luxemburgo se pronunció así sobre el litigio que enfrentaba al científico alemán Olivier Brüstle y a la organización ecologista Greenpeace por la validez de una patente para obtener células progenitoras a partir de células madre embrionarias humanas, según ha informado el Tribunal en un comunicado.

La máxima instancia judicial de la UE estableció que no es patentable un procedimiento que emplea la extracción de células madre obtenidas a partir de un embrión humano en el estadio de blastocisto -4 o 5 días después de la fecundación-, ya que éste "implica la destrucción del embrión".

La utilización de embriones humanos "con fines terapéuticos o de diagnóstico que se aplica y que es útil al embrión puede ser objeto de patente, pero su utilización con fines de investigación científica no es patentable", señala el Tribunal.

El caso llegó a la corte de Luxemburgo remitido por un tribunal alemán, que cuestionó cómo interpretar la legislación comunitaria sobre protección jurídica de las invenciones tecnológicas.

En concreto, los jueces alemanes preguntaron al Tribunal de la UE si el impedimento de patentar procedimientos relacionados con el embrión humano afecta a todos los estadios de la vida a partir de la fecundación del óvulo o si deben cumplirse otros requisitos, por ejemplo que se haya alcanzado un determinado nivel de desarrollo.

El Tribunal de la UE señala que la interpretación "no ha de abordar cuestiones de naturaleza médica o ética", sino entenderse en modo "amplio", por lo que deberá considerarse como "embrión humano" a todo óvulo humano a partir de la fecundación.

En su sentencia de hoy, el Tribunal establece que una invención "no puede ser patentable cuando la aplicación del procedimiento requiera la destrucción previa de embriones humanos o su utilización como materia prima".

La normativa europea, no obstante, permite que se patenten procedimientos científicos con aplicación industrial o comercial que empleen embriones humanos con fines terapéuticos o de diagnóstico, por ejemplo, para corregir una malformación y mejorar la esperanza de vida.

...........

LO RESCATABLE DEL FALLO DE LA UE ES QUE RECONOCE QUE HAY VIDA HUMANA A PARTIR DE LA CONCEPCION

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...