26 de enero de 2010

Sobre la oportunidad del referendum sobre el aborto



Hay dos corrientes de opinión, reflejadas en Facebook y que aglutinan a dos sectores claramente opuestos (aunque ambos a favor de la vida). Por un lado está el grupo "No sometamos la vida a referendum". Este grupo tiene unos 1.450 miembros y ha sido creado por los autores del blog "Manifiesto por la vida". Para ellos, plantear una consulta de este tipo es inaceptable. Les copio algunas de las frases que publican en el grupo, en las que se justifica su postura:
El sólo hecho de pensar que la decisión sobre la vida de decenas de miles de inocentes puede justificarse por el resultado de una votación, lleva implícito la aceptación de lo contrario, que si la consulta se pierde, el aborto quedará definitivamente justificado e instaurado. Ya no se podrá derogar un derecho que los españoles se han dado a sí mismos en una consulta democrática. Ni siquiera podrá ponerse en duda ese derecho, ni objetar a él.
Desde Manifiesto por la Vida rechazamos completamente esta iniciativa, por ser el derecho a la vida algo que esta por encima de la voluntad de quienes votan, por que no creemos que una victoria en un referendum sea lo que de legitimidad a la Vida Humana, y por que nos negamos a aceptar que una derrota pueda amparar el asesinato de inocentes
Otro grupo, llamado "No llamemos aborto al asesinato", con 3.600 miembros dice lo siguiente:

A raíz de la polémica surgida en nuestro grupo por la iniciativa de algunas asociaciones pro vida de proponer un referundum para que el pueblo decida si es buena o no una ley sobre el "aborto", algunas personas han abandonado nuestro grupo, aquí simplemente hemos expresado nuestras opiniones sin acritud, sin embargo muchos estamos en contra de que la vida se cuestione en referendum porque los valores éticos y morales no pueden decidirlos las mayorías, son derechos naturales que no están sometidos a la decisión popular.


Por otro lado están los promotores del referendum, que explican lo siguiente en el grupo "Referendum vida si", con unos 3.500 miembros:

DIEZ RAZONES PARA UN REFERÉNDUM


1. Porque el aborto es un mal objetivo y rechazo cualquier ley aprobada que lo multiplique.
2. Porque el derecho a la vida no se vota, pero las leyes injustas que lo niegan sí. No sólo se votan, sino que se aplican y tienen letales consecuencias. Mi deber es impedirlas por todos los medios justos a mi alcance.
3. Porque 350 diputados van a decidir sobre una ley injusta y lo harán en mi nombre si antes yo no les desautorizo explícitamente para tomar esa decisión. El Gobierno y una mayoría de 350 diputados podrán imponerla (como, de hecho, se disponen a hacer), pero no podrán legitimarla en una demanda social.
4. Porque el derecho a la vida no se puede someter a votación, pero no podemos cerrar los ojos a que, de hecho y nos guste o no, en los regímenes democráticos se somete a votación. Se está sometiendo a votación de nuestros representantes ahora por el Proyecto de Ley del Aborto en las Cortes y tendrá que ser sometido a votación de nuestros representantes si mañana queremos que se modifique esta ley o la de 1985.
5. Porque la Constitución, en su artículo 92.1, indica el referéndum consultivo, precisamente, ante “decisiones políticas de especial trascendencia”. No quiero que una ley injusta se apruebe en mi nombre, por un grupo de 350 personas, sin haber exprimido de la Constitución hasta la última gota de mis derechos para impedirlo.
6. Porque quiero que los que han promovido y los que apoyan esta ley injusta lo paguen democráticamente, en las urnas, al mayor precio posible. Por inhumanos, autoritarios e ilegítimos legisladores. Inhumanos porque promueven una ley que viola el más básico de los derechos de la persona, la vida. Autoritarios e ilegítimos si se niegan a convocar un referéndum sobre una ley que ha sido contestada masivamente en la calle por la sociedad española.
7. Porque un referéndum servirá para exigirles a los demás partidos que puedan llegar a gobernar que anuncien en sus contratos electorales, de manera inequívoca, la derogación de esta ley no sólo por injusta, sino también por autoritaria e ilegítima.
8. Porque ante posibles evasivas de tipo político o judicial que planteen los actuales y los futuros gobernantes, podré esgrimirles, además de todas las razones jurídicas y morales contra esta ley, las evidencias de autoritarismo e ilegitimidad con que se ha impuesto.
9. Porque quiero hacer política lo más directamente posible, sin depender de partidos políticos y reduciendo al mínimo el poder de los legisladores para tomar decisiones en mi nombre; particularmente, si se trata de decisiones que afectan a la esfera de mi libertad. El referéndum es un saludable instrumento para hacer política directamente y limitar el poder de los partidos y los representantes.
10. Todas las razones anteriores se resumen en una: que la vida está por encima de cualquier ley, pero nosotros queremos que se defienda por ley.
En mi opinión, ambos grupos tienen razón, y los argumentos que utilizan son complementarios: Se puede defender la exigencia de un referendum, como medida excepcional que es, ante una ley injusta, que quedaría así marcada precisamente como algo excepcional. Su convocatoria obligaría a realizar una campaña en la que los ciudadanos tendrían oportunidad de reflexionar sobre el aborto y los defensores de la vida de hacer llegar mejor sus argumentos a toda la sociedad. Y eso no implica que se aceptara un hipotético resultado favorable a dicha ley como argumento para la legitimación del aborto. Porque para los defensores de la vida, con o sin referendum, esté el aborto aprobado o no por las leyes, el tema está bastante claro: El aborto no es un derecho, sino un crimen.

Y ahora yo les pregunto: ¿Ustedes qué piensan?
Share
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...