2 de febrero de 2010

El negocio del aborto



Es escalofriante. En Estados Unidos se ha realizado una película sobre el negocio del aborto. Hasta ahora sabíamos que habría gente lucrándose con la práctica del aborto, como con cualquier otro negocio... si es que se le puede llamar negocio. Pero este documental pone los pelos de punta.
Un tal David K. Kyle ha decidido rodar una película reflejando los tejemanejes detrás de esta industria. El título original iba a haber sido "El holocausto americano", pero según iba filmando se iba dando cuenta que siempre salía a relucir el dinero. Por eso decidieron llamarla "Blood Money" (dinero de sangre). En palabras del director, el aborto tiene serias consecuencias para la mujer. Se vende como una solución rápida cuando estás en problemas. Vas, abortas y el problema desaparece. Pero después de la experiencia de entrevistar a muchas mujeres se dio cuenta de que el problema no desaparecía tan fácilmente. Las mujeres tienen consecuencias a largo plazo con las que van a tener que convivir durante muchos años. Algunas, durante toda su vida.
De entre las personas que salen en la película, un testimonio especialmente escabroso es el de Carol Everette, que fue una activista pro-aborto y que, según ella misma reconoce, contribuyó al asesinato de cerca de 35.000 bebés. Convertida ahora al movimiento pro-vida denuncia que desde Planned Parenthood lo que hacían era promover las conductas sexuales entre las chicas, a las que daban anticonceptivos de bajo efecto  o preservativos defectuosos para que se quedaran embarazadas y tuvieran que recurrir al aborto. Su objetivo de "ventas" era lograr entre 3 y 5 abortos en el grupo de chicas de 13 a 18 años...
El 70% de las mujeres que abortan creen que el aborto implica la matanza de una vida humana, que además viola sus propios estándares morales….un 60% estaban inicialmente contentas de estar embarazadas. Entre un 60 y un 80% habrían preferido dar a luz si las circunstancias hubieran sido mejores. Entre un 30 y un 35% declaran que se sintieron presionadas por otros para abortar. (Estudio de Zimmerman, Pasage Through Abortion 1977).
Ojalá fuera todo inventado. Pero no es así. Un ginecólogo que lo mismo atiende partos que practica abortos, cuando le pregunté cómo podía hacer una cosa y la contraria sin sentir remordimientos me dijo, no hace mucho: "A veces me asombro de lo que puedo llegar a hacer por dinero". Doy fe que no vivía mal .
No he podido encontrar en ningún sitio si la película está ya estrenada o no. Parece, por lo que he podido ver, que buscan distribuidor... ¿Encontrará alguno?
Share
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...