17 de febrero de 2010

Aborto eugenésico que no fue

Llevados de la locura de este mundo al revés, una ciudadana ha demandado al hospital de La línea en Cádiz por no haberle avisado a tiempo de que tenía un hijo con problemas. Ella, la pobre, confiada, dio a luz a un niño que resultó venir con parálisis cerebral. Si lo hubiera sabido a tiempo podría haberlo abortado, y se habría ahorrado el disgusto. Pero como no se lo dijeron, siguió adelante con su embarazo, y nació el niño con muerte cerebral isquémica del 98 por ciento, a causa de un episodio de sufrimiento intrauterino que se unió a un grave retraso en el desarrollo que traía el feto. Ahora el niño, que el pasado 5 de febrero cumplió un año de edad, recibe cuidados especiales en uno de los centros de la Unión de Parálisis Cerebral (Upace) en Cádiz, después de que su madre se viese obligada a ceder la responsabilidad de su tratamiento a los servicios sociales. La madre, además, ha estado en tratamiento psicológico. Ahora puede ver a su hijo dos veces por semana, y está permanentemente informada acerca del tratamiento y de las complicaciones -por desgracia, muy frecuentes- que se producen en su estado.
La madre, a pesar de haber demandado al hospital que no la informó de la enfermedad que tenía su hijo para haberle podido abortar, agradece la sensibilidad y profesionalidad de las personas que cuidan de su pequeño en el centro especial, ya que le llaman y le avisan siempre de cualquier novedad en el estado del pequeño, que podría morir en cualquier momento.
El problema es quién decide quién tiene o no derecho a vivir, y en función de qué criterios. Esto se llama EUGENESIA, y va claramente en contra de la dignidad de las personas. Hoy en día, cuando se alzan voces protestando contra la eutanasia de los perros abandonados, somos capaces de preferir abortar a un niño antes de que nazca con malformaciones. Dado que su pronóstico es irreversible, y su esperanza de vida es de un año (que ya ha cumplido), ¿por qué no pedir que se le mate directamente, antes de seguir consumiendo inútilmernte recursos del sistema sanitario? Seguro que hay alguien que lo propone. ¿Por qué no? Eso sí, que tenga una muerte digna. Tampoco es cuestión de meterle en una cámara de gas.
Share
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...