20 de enero de 2010

Educación sexual


La Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva que se encuentra en estos momentos tramitándose en el Senado es algo más que una "nueva" ley del aborto. Sus primeros artículos han pasado casi inadvertidos, pero son tremendamente peligrosos, porque contienen una carga ideológica que si no se frena a tiempo tendrá nefastas consecuencias y serán muy difícil de combatir después.
De salir adelante la ley tal y como está ahora, se empezará a aplicar lo que dice en su artículo 9:
"El sistema educativo contemplará la formación en salud sexual y reproductiva, como parte del desarrollo integral de la personalidad y de la formación en valores, incluyendo un enfoque integral que contribuya a:
a) La promoción de una visión de la sexualidad en términos de igualdad y corresponsabilidad entre hombres y mujeres con especial atención a la prevención de la violencia de género, agresiones y abusos sexuales.
b) El reconocimiento y aceptación de la diversidad sexual.
c) El desarrollo armónico de la sexualidad acorde con las características de las personas jóvenes.
d) La prevención de enfermedades e infecciones de transmisión sexual y especialmente la prevención del VIH.
e) La prevención de embarazos no deseados, en el marco de una sexualidad responsable.
f) En la incorporación de la formación en salud y salud sexual y reproductiva al sistema educativo, se tendrán en cuenta la realidad y las necesidades de los grupos o sectores sociales más vulnerables, como el de las personas con discapacidad proporcionando, en todo caso, a este alumnado información y materiales accesibles, adecuados a su edad."
Es decir, una clara orientación moral, a mi juicio equivocada, en la que se pretende formar a toda la población. La verdadera libertad está en permitir los diferentes planteamientos morales, siempre que no afecten negativamente al bien común. Respecto a la moral sexual, es mejor para la convivencia cívica una moral basada en el respeto a la persona y la abstinencia de relaciones sexuales hasta el matrimonio que otra que fomente el pansexualismo y ponga el énfasis en evitar los embarazos no deseados, a cualquier precio. Yo no termino de entender esta obsesión por el sexo que tienen nuestros gobernantes. Y en meterse en todos los resquicios de nuestra vida para asegurarse de que pensamos y actuamos como ellos consideran que debe ser.
Esta ley del aborto es, en verdad, un lobo con piel de cordero.
Share
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...