24 de diciembre de 2009

No es Bibiana todo lo que reluce


Pensaba que era fruto de su ignorancia. Cuando la ministra de Igual-dá pronunció la célebre frase del 19 de mayo de 2009 que la hizo famosa, ante la pregunta de si un feto de 13 semanas era un ser vivo ("un ser vivo, claro; lo que no podemos hablar es de ser humano, porque eso no tiene ninguna base científica") pensé que no habría nadie como ella capaz de igualarla en tamaño nivel de estulticia. Esta es la misma persona que el 10 de junio del 2008, en su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados, dijo aquella otra frase que pasará a la Historia: "Estoy convencida de que el compromiso de los miembros y miembras de esta comisión será muy relevante a la hora de conseguir los objetivos que la sociedad española nos está reclamando". Ante la avalncha de risas que provocó su ignorancia, intentó luego arreglarlo diciendo que "las palabras guay y fistro tuvieron que superar menos obstáculos para ser admitidas por el diccionario de la Real Academia Española." Dejando de lado el hecho de que fistro no está en el diccionario, sirva el comentario al respecto del académico Salvador Caja: "Siempre tenemos locos pidiendo cosas peregrinas [...] es una palabra incorrecta que no tiene cabida en el diccionario, [...] eso sólo se le puede ocurrir a una persona carente de conocimientos gramaticales, lingüísticos y de todo tipo."
Pues me equivoqué. ¿Recuerdan a Bernat Soria, el que fue ministro de Sanidad antes que Trini? Pues  este hombre, al dejar de ser ministro se ha dedicado a la investigación (con embriones), que es lo que a él le pone. Este hombre, que se le supone tan listo, cuando le piden que explique de forma sencilla a qué se dedica se permite decir lo siguiente: "Un embrión es un grupo de células, de tamaño menor que una punta de alfiler, donde no hay ojos ni piernas ni hígados. Es una esfera con unas cuantas células cuyo mejor destino, según la ley española, es la destrucción porque no se pueden utilizar para la fertilización. Los científicos proponemos utilizarlos en investigación en vez de tirarlos". Se conoce que el periodista se queda con los ojos a cuadros, y le pregunta que cuándo empezaba la vida. El Dr. Soria contesta lo siguiente: "La pregunta sería cuándo empieza el ser humano. La ciencia es y tiene que ser muy cuidadosa con los términos. Así que, científicamente, un embrión es vida humana, claro, porque está vivo y porque procede de un ser humano. ¿Y un tumor, un cáncer? También: son células humanas vivas. Pero no son un ser humano, es distinto. En opinión de más de cincuenta premios Nobel de Ciencias y de numerosas academias, ese embrión no reúne las características que permiten decir que es un ser humano hasta que el desarrollo no llega a dos o tres meses. Un embrión de una semana no es un ser humano aunque sea vida humana, como no lo es un tumor". Con lo cual se alía a los argumentos más rastreros y zafios para justificar el asesinato de seres inocentes. Dado que no les puede negar el hecho de ser unos seres vivos ni el de pertenecer a la especie humana, da un paso más que su ex-compañera en el banco azul y afirma que un embrión no es un ser humano (aunque pertenezca a la especie humana) hasta que no tiene ciertas características. Y se apoya en el argumento de autoridad de más de 50 premios Nobel de Ciencias (¿quiénes, por favor?)
Me permito desde mi humilde posición de simple estudiante, explicarle algo de primero de medicina al Dr. Soria: Hay ciertamente algunas similitudes entre un embrión y un tumor. Ambos son un grupo de células que crecen. Pero mientras el primero lo hace de forma armónica, y siguiendo un plan predeterminado para ir desarrollando todos los órganos y tejidos del individuo, el segundo crece de forma incontrolada y jamás se ha descrito que de un tumor haya salido un individuo. Por eso son dos entidades diferentes. Ambas son un grupo de células humanas. Pero un tumor no es un ser vivo. Es una parte de un ser vivo. Estropeada, pero una parte. Un embrión, por el contrario, es un individuo, no un trozo de otra cosa. Muy básico, pero muy evidente. Si el Dr. Soria lo confunde, o es un ignorante o trata de engañarnos. Francamente, no sé qué es peor.
Share

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Agustín.
A raiz de la noticia del fallecimiento de la doctora Vila-Coro, he venido a parar a tu blog y he leído un par de noticias, entre ellas ésta, y estoy de acuerdo. Se está intentando justificar lo injustificable usando para ello un lenguaje científico que haga que la gente termine por creer que si suena científico tiene que ser verdad.
En estos tiempos donde se sabe que existe una molécula que contiene toda la información de un individuo llamada ADN, y se hace llamar la era de la comunicación y la información, hay quien afirma, y se queda tan ancho, que "un embrión de una semana no es un ser humano, aunque sea vida humana, como no lo es un tumor" Con todos mis respetos, ¿qué clase de tontería es esa?
No quiero alargarme demasiado, pero siendo licenciada en Biología y estudiante de doctorado, me siento en la necesidad de aclarar ciertas cosas.
El ser humano es un ser humano porque esas "ciertas características" de las que habla el señor Soria no son que tenga "ojos, piernas e hígado", sino que es el ADN que reside en sus células (sea una o millones) así lo determina.
Precisamente ese ADN nos confiere las características de ser humano como especie, y también como individuo, pues cada uno de nosotros presenta pequeñas diferencias con respecto al ADN del resto de nosotros que nos hace únicos (salvo en el caso de los gemelos univitelinos, donde ambos son genéticamente idénticos)
En el momento de la concepción, la información genética procedente del padre y de la madre se unen formando el zigoto, una única célula que contiene toda la información para formar un individuo similar a sus padres pero con diferencias a nivel individual, puesto que es diferente al ADN del padre y también al de la madre. Es otro ser humano.
Así que, si esto es Biología básica... ¿de dónde se ha sacado este señor que "un embrión de una semana no es un ser humano"?
En cuanto a lo de comparar un embrión con un tumor, como bien has apuntado Agustín, ambos son conjuntos de células pero con importantes matices.
Un tumor es un conjunto de células propias, es decir, con el mismo ADN que el resto de células sanas del organismo, que por razones que aún no se conocen bien, se descontrolan y se dividen sin orden, dando lugar a una masa tumoral que puede generar problemas más o menos graves.
Por su parte, un embrión también es un conjunto de células, pero en este caso, el ADN es diferente al resto de las células de la madre, y proviene de la división de una célula, pero en esta ocasión, y es otra gran diferencia, las divisiones están controladas y son ordenadas, tanto que tienen finalidad: formar un individuo similar a sus progenitores.
Por supuesto esto requiere tiempo, y podemos comparar al embrión y al feto con un edificio. En las obras, cuando se levantan los muros de carga, se habla de "es un hospital, es un bloque de pisos" y nadie en su sano juicio lo niega porque hay planos (en el caso de los embriones es nuestro ADN) y están los pilares (ese conjunto de células que se están dividiendo de forma ordenada para ir formando cada uno de nuestros órganos) Es sólo cuestión de tiempo que lo veamos con el aspecto que esperamos de un edificio o de una persona.
Jurídicamente se puede debatir sobre el aborto, la persona o el derecho de la madre, pero si alguien se hace llamar científico, sabría que biológicamente el comienzo de un nuevo ser humano es la formación del zigoto, y todo lo demás, no son más que excusas para justificar intereses y querer "dar gato por liebre"
Quizás lo peor sea que miles de personas apoyan sus palabras porque en la era de la información hay más desinformación que nunca.

Un saludo

Irene.

Agustín Losada dijo...

Hola, Irene. Gracias por pasarte por este blog. Eres bienvenida a comentar y dar tus opiniones cuando te parezca.
En efecto, se nos quiere hacer comulgar con ruedas de molino. Sólo negando la evidencia se puede justificar lo injustificable: Que un aborto es un ataque a un ser humano que implica su destrucción en aras de otros intereses. Estoy convencido de que antes o después esta verdad se hará evidente. Y ocurrirá como con la esclavitud hoy: Nadie en su sano juicio se atreve a defenderla, porque aunque en una época se consideró positiva, hoy ya es evidente que es un ataque salvaje a la dignidad del ser humano. Debemos seguir insistiendo para despertar la conciencia de nuestros contemporáneos y hacer resplandecer la verdad.

Anónimo dijo...

Cuando me entere que la "Dra" Vila-Coro habia publicado un libro titulado "Huerfanos biologicos" rei por no llorar. Que tal una persona que tiene OCHO HIJOS y un dia decide que su matrimonio no es tal matrimonio y va y se lo anulan... no ha dejado en cierta forma huerfanos a sus ocho hijos que no pudieron crecer con padre y madre? Esos ocho hiejos tambien son huerfanos.

Agustín Losada dijo...

Respecto al último "Anónimo", me parece muy ruin el comentario. Una cosa son los embriones creados artificialmente y convertidos así en auténticos huérfanos biológicos, y otra el caso particular de la Dra. Vila-Coro.
En su libro "Huérfanos biológicos" Vila-Coro trata del drama de los niños concebidos in vitro y que viven con la angustia de no saber realmente quiénes son sus padres. Como el caso de la primera mujer-probeta americana, concebida con semen de un donante anónimo, que llegó incluso a denunciar su caso a los tribunales porque quería saber quién era su padre biológico. Se sentía huérfana, privada de un derecho básico de cualquier ser humano.
Un matrimonioo declarado nulo no tiene nada que ver, se trata de una situación absolutamente diferente, aunque haya tenido muchos hijos. Esos hijos tienen la certeza de quién es su padre, con independencia de que el matrominio de sus padres haya sido declarado como no existente.
El comentario que haces es rastrero por lo mezquino.

Anónimo dijo...

Sr. Losada,

me siento insultada en la forma que escribe vd. Al no gustarle lo que yo comento, usa las palabras mezquin, ruin,rastrero.Conoci muy a fondo durante varias decadas a esa Sra. y a toda su prole y tengo todo el derecho del mundo a opinar. La nulidad de su matrimonio fue un desastre para el desarrollo de sus hijos y esto vd. a mi no me lo puede contradecir, porque dudo muchisimo que los conozca tan a fondo como los he conocido yo. Para mas colmo un segundo matrimonio tambien no funciono. De bioetica mejor no hablar, porque para trabajar en eso hay que tener etica primero, tema en el que esta Sra. andaba bastante en la cuerda floja. No hay como echarse fama...

Anónimo dijo...

Me pregunto que hubiera ocurrido (en realidad lo se) si el Dr. Portuondo no hubiera fallecido en aquel tragico accidente aereo en 1985. El habia ido a Madrid a peticion de la sra. Vila-Coro a una reunion de ginecologos. El tal dr. habia organizado un banco de semen en el Hosp. de Cruces de Bilbao y a su muerte habia al menos dos senyoras embarazadas por el procedimiento in vitro en la Seguridad Social para la cual el trabaja a tiempo parcial. En aquel entonces (1985) a la sra. Vila-Coro no le parecia nada mal lo que su familiar estaba haciendo (creando huerfanos biologicos!!). dudo muchisimo que ella se hubiera embarcado en el tema de la bioetica de seguir su familiar vivo, pues eso daba fama y dinero. supongo que esto ultimo no me lo va a negar. y de ello se beneficiaban familiares muy cercanos a la sra. vila-coro. luego supongo que ella vio un tema muy de actualidad sin regular que estaba empezando y bueno una forma de hacerse un nombre. no te

Agustín Losada dijo...

Sra Anónima:
Es muy fácil criticar desde el anonimato. Me reitero en mis calificaciones, porque además, sus comentarios no tienen nada que ver con el tema de la entrada del blog.
No se los voy a borrar, para que quede constancia entre los que puedan verlos de su absoluta falta de contexto. Pero no le voy a permitir uno más. Si insiste usted en sus descalificaciones hacia una persona que no puede defenderse, sus comentarios durarán en el blog el tiempo que tarde en verlos y borrárselos. Si tiene usted cualquier problema con la Dra. Vila-Coro que no pudo resolver en vida de esta, este no es el lugar para dirimirlo.
Por mi parte, solo puedo decir que todo lo que conocí de la Dra. Vila-Coro es ecomiable. Y sus enseñanzas en el campo de la bioética personalista, un ejemplo para las generaciones siguientes.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Don Agustín: Usted se pasa de generoso publicando los vómitos de ese anónimo. Exagera su generosidad cuando responde a su maledicencia. Y, en el colmo de la bondad, lo llama Señora cuando no sabemos si es un señor, una señora, un spam o, simplemente, un resentido.
Lo único que sabemos es que esa voz ha dejado su mala baba por aquí.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Agustín Losada dijo...

Sr. Anónimo:
El que avisa no es traidor (sino avisador). He dicho que no voy a permitir que se use mi blog para comentarios que no vienen a cuento, criticando a una persona digna de toda mi admiración. Lo que hagan los familiares de la Dra. Vial Coro es un problema que solo a ellos incumbe. Yo, por mi parte, cumplo lo que he dicho: El comentario del Sr. Anónimo ha durado lo que he tardado en borrarlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...